domingo, 4 de febrero de 2007

SUPERA TU BAJA ESTIMA


SUPERA TU BAJA ESTIMA

Ex. 3:11


Aquí vemos a Moisés, preguntándole a Dios..”¿Quien soy yo, para ir a faraón?”
Evidentemente Moisés no se sentía nada, se sentía insignificante ante Faraón.
Cuando te subestimes estarás subestimando a Dios, porque fuiste creado a imagen de Dios. Cuando dices no puedo, estas diciendo que el no puede.
De lo único que debes cuidarte es de los cristianos con sus envidias, celos, etc., no del diablo.
Nunca llegaras a nada, si no apuntas a nada.
Nunca serás nadie si crees que no eres nadie.
Dejemos de hablar en diminutivos. Conozco un país donde se habla así: “cultito”, “corito”, “pequeña oración”,”hermanito”, etc.
Hablar es saber que hay dentro. Cuando una persona habla, sabemos como es por dentro. Un hombre de fe, habla con poder y autoridad, porque es hijo del Rey.
Antes de que Moisés fuera usado por Dios, Dios tubo que sanar su autoestima, hacerle ver que el era el que iba a avergonzar al gran Faraón, cuando Moisés lo creyó, entonces si estaba listo.
Puede haber un millón de promesas en ti, pero si no tienes la fuerza interior de creer que sos el que tiene el llamamiento jamás lograras nada en la vida.
Hay personas que tienen llamamiento pero no llegan a nada porque no se animan. Hay inseguridad en ellos y eso hace que sean derrotados.
Seguro que en Israel había cientos de soldados que podrían haber matado a Goliat, pero ninguno se atrevió, se sentían menos y cuando uno, David, se atrevió, el gigante fue derrotado.
Cuando Israel estaba por entrar a la tierra prometida, no se aterieron a tomarla porque se sentían menos ( Nm. 13:27-33) y Dios dijo, esta generación no sirve, entrara la generación que no se sienta así y me crea (Nm. 14:20-24)
Si conoces a Dios, entonces no tengas miedo, todo lo que no puedas, el lo puede. Anímate a creer que sos el elegido de Dios y que en vos hay una palabra que no la hay en nadie y un ministerio que cuando explote afectara multitudes.
So vos, no el que esta a tu lado, sos vos.

Ptor OMAR OLIVA.